Crítica: "Sangre fría", de Claudio Cerdán

Portada de "Sangre fría", de Claudio Cerdán.
Claudio Cerdán es un novelista que se ha consolidado como uno de los grandes valores de la literatura de género negro de la actualidad. No obstante, el escritor de Yecla es tan rematadamente bueno que domina igual de bien otros géneros literarios como el terror o la fantasía oscura, habiéndonos regalado relatos o novelas más que recomendables como  "El Dios de los Mutilados".

Ahora, con la publicación de “Sangre fría”, Cerdán se sumerge en las historias de temática zombie, firmando una de las novelas de terror más logradas y brillantes que he tenido ocasión de leer durante los últimos años.

Esta novela es, ante todo, una historia de redención centrada en Perrolobo, un delincuente que nada más salir de la cárcel debe reunir a su banda para dar un golpe que le encarga su antiguo jefe con la intención de saldar una vieja deuda que si no paga, le costará la vida a su hijo. El cuidado que le ha dedicado el escritor tanto a construir la personalidad Perrolobo y como la de cada uno de los personajes que pueblan la novela es tal que todos se hacen muy humanos a los ojos de cualquier lector que se acerque a leer “Sangre fría”. Porque los protagonistas de esta novela son personas que sufren los golpes que les da la vida -ya sea en forma de puñetazo o de forma literal- de una bastante real y su creador es capaz de mostrarnos con suma cercanía cómo son realmente tras el barniz del estereotipo con el que nos han sido presentados inicialmente.

Esta es, en efecto, una novela sobre personajes y, alrededor de ellos, Claudio Cerdán elabora un western crepuscular ambientado en nuestra era donde si los zombies no camparan a sus anchas y Perrolobo, la Chunga, el Cani, Matraca o Diego fueran transportados a la época del lejano Oeste, John Ford hubiera dirigido un excelente western basándose en este relato.

En “Sangre fría” el novelista emplea muchos de los recursos que ya conoce del género negro para mezclarlos con ingenio con el terror de los muertos vivientes. Por un lado, la parte dedicada al relato sobre Perrolobo está anclada en la realidad más escondida de nuestra sociedad, con un tono de marcado acento costumbrista. El autor teje una trama de novela criminal apasionante repleta de crítica social y que tiene algunas situaciones tan fuertes y unos diálogos tan ingeniosos -y muy bien escritos, todo sea dicho- que dejarían a Tarantino a la altura de Disney, en comparación con lo que puede leerse en esta novela.

Mientras, en la parte referente al apocalipsis zombie, Claudio Cerdán abraza todos los tópicos del género para retorcerlos con fuerza y moldearlos a su antojo, ofreciéndonos una narración fresca y llena de originalidad, donde mezcla momentos realmente angustiosos con otros donde el humor negro campa a sus anchas. Sí, un humor tan negro, macabro y pasado de rosca que a veces viene bien para desengrasar ante el drama que viven sus protagonistas, ya sea por sus propios problemas personales o por su lucha para evitar ser devorados por una horda de muertos vivientes.

Para ir terminando, os comento que “Sangre fría” es una obra tan original que comienza por su epílogo y el autor nos relata la narración de una forma algo desordenada, cambiando el orden de los capítulos, pudiéndonos encontrar primero con el capítulo 4 para saltar directamente al 20 y volver al 5. No es algo que haya hecho Claudio Cerdán por capricho, porque todo tiene su lógica y estos saltos en el tiempo nos permiten descubrir elementos importantes tanto de la historia como de sus protagonistas. Aunque parezca imposible, este “desorden” en el “orden” de los capítulos no resulta lioso para el lector y, una vez se entra en ese juego que nos propone Cerdán, veremos esto enriquece la lectura de la novela.

En fin, “Sangre fría” es una novela completamente redonda repleta de numerosos elementos que pueden interesar a cualquier lector, incluso a quienes las novelas de zombies les resulta algo completamente ajeno, siendo una lectura imprescindible para los amantes de la buena literatura.

Crítica escrita por: Jose Luis Mora

Título: Sangre fría Autor: Claudio Cerdán Páginas: 345 Precio: 17,95€ Editorial: Dolmen Editorial